05 abril 2008

Aquel 5 de abril...

Bueno hoy, 5 de abril, es una fecha bastante curiosa si de enfermérides se trata. En primer lugar y que es a lo que va en realidad mi post, es que un día como hoy, en 1879, se declaró de las guerras mas atroces que conociera Sudamérica desde su independencia. Un día como hoy, Chile declaró la guerra al Perú.

Es difícil determinar si fue una razón premeditada o no, pero la ruptura entre los antiguos aliados, se debió, oficialmente, a la existencia entre un tratado secreto entre Perú y Bolivia (ofensivo según Chile, defensivo según Bolivia y Perú). Al final, el Perú tuvo que aceptar la guerra que le imponían, e invocando el casus foederis (la invasión de la provincia boliviana de Antofagasta) hacer efectiva el tratado de alianza Perú-boliviana.

No es necesario que explique el desarrollo de tal conflicto bélico, lo he hecho en anteriores post, solo pensar en aquella tierra que antiguos gobernantes olvidaron, que antiguos peruanos defendieron, que fue testigo de tantos hechos. Aquel mar que guarda el heroísmo de héroes de ambas naciones, que fue el cementerio de tantas esperanzas y el lugar de nacimiento de tantas otras.

Pisagua, San Francisco y Tarapacá guardan aquel recuerdo de una alianza natural entre dos pueblos hermanos, de un núcleo común; aquella alianza que quedo desecha en los campos del Alto de la Alianza. Quedó deshecha en la practica mas no en el fondo, la ayuda boliviana a la invasión chilena del Perú es algo que en algún momento trataré. Las batallas de Lima y las campañas de la sierra no fueron indiferentes al aliado altiplánico, así como tampoco al resto de América, pero la suerte estaba echada y ni el valor ni la diplomacia pudieron frenar a las huestes chilenas en el cumplimiento de su misión: la conquista.

Solo queda esperar que tal pasado no se repita, a pesar que la Historia nos contradiga. ¿Chile habrá comprendido eso? Espero que si. Sarmiento ya les había advertido (durante las disputas entre Chile y Argentina por la Patagonia) en una carta del 15 de febrero de 1881, un mes después de la entrada de las tropas chilenas a Lima, aconsejaba a Don José Manuel Balmaceda:

"He debido esperar para contestarle, que el rumor de las batallas cese; que los actores cuenten todas las escenas del gran drama, para darle a Ud. mi opinión sobre la política que debe seguir Chile después de su grande victoria en el Pacífico: Negarse la entrada en el Atlántico y tener el coraje de no tener razón en Magallanes ni Patagonia, so pena de constituir un estado desde Tarapacá hasta Santa Cruz, con mil quinientas leguas de largo, sin ancho apreciable, tres repúblicas y dos mares a guardar".

Y poco mas de 10 años después, comprendida la predicción, el Presidente chileno Errázuriz Echaurren le decía a los belicistas que buscaban la guerra contra Argentina:

“Bien señores. Supongamos que el valor proverbial del soldado chileno nos traiga la victoria como en todos nuestros conflictos anteriores. Después ¿qué?... Yo veo a nuestros rotos atravesar la pampa muy felices trayendo desde Buenos Aires, cada uno un piano de cola al hombro. Pero detrás quedaría un odio inextinguible que imposibilitaría toda existencia”.

Ah por cierto, definitivamente es un día de enfermérides: Un día como hoy también, pero en una fecha mas cercana, 1992, el entonces presidente del Perú, Alberto Fujimori, da un auto golpe de estado, cierra el congreso, suspende las garantías constitucionales y prepara una nueva constitución.

Defenitivamente un día especial, como le dijo el Doc a Marty en Volver al Futuro II:

"No puede ser, el viejo Biff escogió para volver la misma fecha en la cual volviste tú al pasado. Esa fecha debe ser especial, un punto de inflexión del espacio y el tiempo. O puede ser solo una simple coincidencia."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada